dimecres, 21 d’abril de 2010

"Llamo porque quiero que me deis fecha para una exposición"

"Llamo porque quiero que me deis fecha para una exposición". Esa fue la respuesta al otro lado del teléfono ayer a las 8:18 horas. Mi introducción había sido "Diga". La persona en cuestión se puso en contacto conmigo con el fin de poder exponer en alguna de las salas municipales, tema del que soy el responsable en la actualidad en el Ayuntamiento de Xàbia/Jávea. Me sorprendió mucho la fórmula que utilizó para dirigirse a mí, o sea la "no fórmula", porque no es la primera vez que me ocurre. Por un lado, está la cuestión artística en el sentido de que el departamento no cede la salas para exposiciones como se dan turnos en la charcutería sino que se lleva a cabo una deliberación por parte de los responsables del área. Eso para empezar. Y en segundo lugar me llama la atención la inexistencia de un protocolo de comunicación. Esto es, primero saludo, a continuación me identifico, seguidamente explico a qué me dedico y por último expreso la razón de mi llamada. Cuando alguien empieza por el final, el receptor inconscientemente enumera los pasos que se ha saltado el emisor (no ha saludado, no se ha identificado, a qué se dedicará) y, por tanto, no se produce un flujo comunicativo correcto entre las dos partes. Seguir un protocolo adecuado en todas las diferentes formas de comunicación asegura siempre un mínimo de entendimiento.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada