dijous, 12 d’agost de 2010

Mochila cargada de facebook y twitter en el Xàbia Jazz

En el reciente Festival Xàbia Jazz me he encargado, además de otras cosas, de llevar la comunicación del evento. Aplicándome la teoría de que las cosas que aprende uno deben ponerse en práctica o quedarán en el olvido, decidí plantear al departamento de Cultura la idea de informar del festival a través de facebook (creé una página a partir de la matriz del perfil mesxabia) y twitter (abrí una cuenta nueva), además de los tradicionales canales (notas de prensa, página web,...). Explico a continuación algunos de los pormenores de la prueba.

Los números en facebook:
    • 46 mensajes publicados
    • 14 amistades conectadas
    • 68 personas señalaron que les gustaba la página
    • 10 vídeos fueron publicados
    • 37 fotos subidas en 10 álbumes
    • 8 comentarios

Los números en twitter:
    • 55 tweets enviados
    • 7 seguidores
Aspectos positivos
Se ha generado un público del festival en la redes sociales. El objetivo último de esta incursión no era conseguir más asistentes sino lograr el aumento de la reputación del evento en un espacio en el que nunca había estado presente. Desde este punto de vista la experiencia ha sido positiva. También se ha valorado el hecho de que al subir la información prácticamente en tiempo real, algunos espectadores acudieron al concierto habiendo visto ya grabaciones e imágenes de los ensayos así como los saludos que les grabé a los artistas todos los días.

Algunos asistentes con cuenta en twitter que acudieron a los conciertos se hicieron seguidores de la cuenta del festival y enviaron fotos desde el mismo recinto configurando un feedback muy interesante.

A través de las fotos, la gente pudo ver por primera vez a los que llevan la organización, a los que se encargan de la iluminación y el sonido, a los que curran en el bar,...

Aspectos negativos
No disponer de un smartphone adecuado impide realizar el trabajo con fluidez y aumenta el peso de la mochila. En ella llevé los cuatro días del festival mi netbook, el teléfono móvil del trabajo (con el que grabé los vídeos y me conecté a Internet) y la cámara de fotos del ayuntamiento (con la que hice fotos para las notas de prensa y otros).



Además, uno de los días al intentar entrar en facebook con el móvil (Nokia 5800) esta red social me bloqueó el acceso durante varias horas y, más tarde y ya en un ordenador, me sometió a un “interrogatorio fotográfico” para comprobar que en efecto yo era el propietario de la cuenta. La cuestión era que a lo largo de siete fotografías de gente (yo no había visto ninguna de esas fotos nunca) debía identificar a la persona que estaba enmarcada por un rectángulo. Para ello, a la izquierda disponía de una lista de gente para señalar. Sólo podía cometer dos errores. A todos los reconocí menos a una chica, que acerté al azar. Supongo que esas imágenes serán públicas en los perfiles de los protagonistas, pero confieso que aún no he salido de mi asombro por todo el montaje.

En resumen
Ha sido una experiencia nueva y estimulante a nivel periodístico. Los tiempos de tomar notas y reflexionar a la mañana siguiente para escribir un artículo con calma han quedado relegados por la inmediatez de la información. No hay que olvidar los primeros, porque son los que aseguran un mínimo de calidad, pero el presente está en la comunicación 2.0.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada