dijous, 29 de juliol de 2010

Obama innova en las acciones de RRPP políticas

En las últimas horas he podido ver tres acciones de relaciones públicas llevadas a cabo por el equipo de Obama que me parecen muy reseñables. Además hay que estar atentos porque en las próximas elecciones que viviremos aquí (las municipales y autonómicas de 2011) se importarán algunas de ellas; al menos deberían proponérselo ya que a los partidos políticos y sus equipos de asesores no les sobra imaginación, ciertamente, y sólo se atreven a aparecer en público con sus militantes y poco más. Las acciones a las que me refiero son:
  1. La presentación por parte del propio presidente de los EEUU de la guía en internet de la nueva e histórica reforma sanitaria. Lo hace a través de un vídeo que podéis ver ahora mismo. Es un ejemplo perfecto de vincular un proyecto hecho realidad con la iniciativa personal de un político. Él mismo explica, con un portátil en cuya tapa no falta el escudo nacional, cómo hay que entrar en los menús de la web y mucho más.   
  2. El corresponsal en la Casa Blanca de la CBS, Mark Knoller, ha estado informando estos días a través de twitter de que el presidente se ha reunido con empresarios en bares de carretera de lo más normales incluso tirando a cutres. En la imagen veréis uno de ellos, en este caso en Nueva Jersey. Entiendo que es una forma de pisar el territorio en el que estos grupos se mueven habitualmente y, de este modo, conseguir un grado de cercanía mucho más trascendente que el que se logra con las recepciones oficiales.
  3. Obama ha sido entrevistado por cinco mujeres en un programa (The View, de la ABC) que podríamos comparar, con todo tipo de reservas, con el de Concha García Campoy en Cuatro. La acción rompe con el modelo de que una persona importante sólo puede ser entrevistada por un periodista en un contexto de entrevista cara a cara, sin público y en un ambiente absolutamente edulcorado. ¿Cuántas americanas habrán querido estar sentadas allí junto a Obama? Seguro que miles.
Y de todo esto me entero, en parte, gracias al periodista Jordi Pérez Colomé y sus tweets.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada